Rosario, cerca

  El paso por Rosario fue breve pero intenso y por demás gratificante, y en gran parte se lo debemos a las personas que no hemos cruzado.  Cuando la generosidad está a la orden del día, el camino se transita mucho más holgado.
  Es sumamente necesario para quienes suscribimos estas paginas, quitarnos el sombrero largamente y arrojar al infinito fraternales abrazos para la muchachada rosarina, especial y fundamentalmente a dos personas en particular....
  ..al gran Lucas, quien nos albergó en el seno de su hogar antes de siquiera saber nuestros nombres.  A ese infatigable cocinero de guisos, conversador esmerado, guía turístico, compañero de bebidas  y camarada de películas, le estamos inmensamente agradecidos.  Y una vez más, gracias.
Y a Juli Huergo, incansable bailarina, agitadora nata y cargada de una desorbitante energía.
También es necesario dar los correspondientes agradecimientos a los pibes de la escuela secundaria 551 del barrio Tablada (http://escuela551.blogspot.com/2011/10/clase-abierta-para-las-dos-escuelas.html y http://escuela551.blogspot.com/2011/10/dos-neuquinos-nos-visitaron.html) donde hicimos una de las funciones mas lindas de la obra, en gran medida por el respeto y la empatía del público, y a la directora y docentes que nos abrieron las puertas de ese establecimiento.
  No nos podemos olvidar de los chicos de Cabin 9 y del club Defensores, de la murga, de las empanadas y de todos los etcéteras que sobrevienen con el hecho de compartir en pos del crecimiento.
Por último, y para no hacer más extensa la lista de personas y lugares aprovechamos esta entrada para saludar a todos los frecuentes visitantes de la casa de Lucas desde Paola (quien tambien abrio generosamente las puertas de su hogar), hasta "La negra" (rock and roll), Aicila (perdon si escribi mal el nombre), el Pipa, la profe, la otra profe, y el sinfín de personas y personajes que circulaban a diario por ese gran lugar.  ¡Salud! para todos.